lunes, 2 de enero de 2012

En Colinas de Bello Monte la Alcaldía de Baruta desmiente su propaganda...

Con gran molestia descubro que hoy a las 830am el ambulatorio del Centro Polo (Colinas de Bello Monte) se encuentra cerrado y en la página de la Alcaldía dice que está abierto todos los días en horario de oficina. Un poco más de seriedad, por favor. Así no cambiamos el país. 

lunes, 3 de octubre de 2011

No queremos un muerto más en Colinas de Bello Monte. Sentido pésame a sus familiares y amigos.

Encuentran el cuerpo de un ingeniero en Bello Monte

José Cáceres tuvo politraumatismos y heridas producidas con un arma blanca

Familiares de la víctima lamentaron su muerte VENANCIO ALCÁZARES
TOMAS RAMÍREZ GONZÁLEZ | EL UNIVERSAL
lunes 3 de octubre de 2011 12:00 AM

La celebración del día de las secretarias no terminó como esperaban. Cada uno de los invitados tomó su vehículo, y partió desde un local nocturno del Unicentro El Marqués. José Miguel Cáceres nunca llegó a su hogar.

De acuerdo con los familiares, el ingeniero agrónomo de 41 años condujo su Mazda 3, color plata, en dirección a la urbanización Santa Paula el viernes a la medianoche.

Higdeé Cáceres, hermana de José Miguel, explicó que el profesional no atendió su teléfono desde la noche del viernes. La familia envió varios mensajes de texto, pensando que un tercero lo tenía en cautiverio. "La madrugada del sábado lo encontraron con politraumatismos en un barranco de Colinas de Bello Monte, sin su celular y sin sus documentos".

Cáceres indicó que a través del sistema de rastreo satelital, lograron localizar el vehículo en el estacionamiento del Millenium Mall, de Los Dos Caminos. El habitáculo del carro presentó rastros de sangre.

Se conoció que la víctima falleció a causa de heridas causadas por un objeto cortante. Trabajaba como gerente de operaciones a nivel nacional del grupo Ferretotal, desde hace seis meses.

Sus restos serán velados en San Cristóbal.

domingo, 21 de agosto de 2011

Sobre el restaurante "El Palmar"

Los chinos de siempre
Por
Maruja Tarre
Creo que hace muchísimos años existió en Caracas un restaurant chino en la Florida, que se llamaba el Dragón de Oro (¿o quizás era el Dragón Verde?). Tengo vagos recuerdos de infancia, de una ciudad pueblerina, y de haber ido al exótico sitio con mis padres para comer lumpias y costillitas. Me da la impresión que los primeros chinos que llegaron a Venezuela se ocuparon más bien de lavar ropa (“Más caliente que plancha de chino”) pues el público no estaba muy acostumbrado a probar manjares demasiado extraños para el paladar criollo.
El Palmar no es tan viejo, pero sin lugar a dudas tiene décadas de existencia en el mismo discreto lugar, en la pequeña y sombreada plaza Lincoln en Colinas de Bello Monte. Tanto por fuera, como por dentro es un verdadero cliché, con una torre tipo pagoda, un puentecito de antes que supiéramos nada sobre el Fen Shui y un letrero políticamente incorrecto que dice “Chinese Food”, para que los ingenieros gringos de la Creole lo encontraran fácilmente.
Por dentro: dragones, lámparas estrafalarias y si mal no recuerdo unas ocas al fondo del local. Es uno de los pocos sitios de Caracas donde va una clientela muy variada. Pequeños empleados de la zona que se toman una cerveza acompañada
de costillitas y en la mesa de al lado, unos profesores de la UCV, recién llegados de Bei Jing, verdaderos conocedores de la comida china. Porque hay que decirlo, conservando los eternos platos seudo-chinos que tanto gustaron hace décadas (arroz chino y sabores agridulces), el Palmar es el sitio donde también se come el mejor pato laqueado que se consigue en el país. Su preparación es absolutamente impecable y a mi, me encanta el momento cuando sirven las pequeñas panquecas con el pato desmenuzado y salsa de ciruela.
Así que el Palmar, con precios bastante solidarios, es el sitio donde se puede hacer un viaje a los años 50, con lumpias y cochino agridulce o un verdadero banquete, con una de las comidas más refinadas que existe en el mundo. Los mesoneros atienden con la misma amabilidad al cliente que se come una ración de lumpias, que al que pide su orden en perfecto mandarín. Yo les recomiendo las brochetas de langostinos picantes de Tse Chuan, que creo ni siquiera están en el menú. Excelentes las preparaciones de pollo o langostinos con miel y ajonjolí., así como los tallarines con jengibre y cebollín. Los postres, no son nada extraordinarios, pero tengo una debilidad por las pomarrosas servidas con hielitos, aunque todo el mundo me dice que saben a jabón!

Un último detalle que quiero alabar en el Palmar es la constancia. Pocos restaurantes en Caracas han durado tanto y no sólo han conservado, sino mejorado su calidad adaptándose a paladares más sofisticados. También han tenido el buen gusto de conservar las viejas fotos y placas, firmadas por Caldera, Gonzalo Barrios, Bocaranda, en donde se aprecia esa peculiar cualidad, de haber logrado ser los chinos eternos de Caracas.

domingo, 2 de enero de 2011

El planificador urbano Otto Carreño van Praag nos habla de la historia de Colinas de Bello Monte y los problemas con las lluvias

Publicadas por Otto Carreño van Praag en su blog Caracas 21

Con la llegada de la última (y aún no concluida) temporada de lluvias, todo el país entró en un terrible colapso, ya sea por inundaciónes o por deslaves de las laderas de las montañas. Dentro de las zonas urbanizadas más afectadas en el área de Caracas se encuentra Colinas de Bello Monte. El martes 30 de noviembre fue el día en que los pocos terrenos que no se habían terminado de caer, lo hicieron. Entre estos se encuentra el talud posterior del edificio en el que vivo. La cantidad de tierra fue tal que tapió la calle y ahora debemos construir una pantalla atirantada pagada por los copropietarios. Como nuestro edificio, se encuentra gran cantidad de edificaciones dentro de la urbanización, pero, ¿por qué Colinas de Bello Monte se encuentra minada de derrumbes? ¿por qué se está cayendo?

Casualmente, este trimestre en la materia Infraestructuras Urbanas, tuvimos que escoger algún tipo de infraestructura de la ciudad y realizarle un análisis; como vivo en la zona, escogí la Calle Suapure por lo colapsada que se encuentra y realizé un estudio sobre la construcción de la urbanización que me aclaró muchas dudas.

Investigando en Internet, conseguí un libro interesantísimo titulado "Diálogos reconstruidos para una historia de la Caracas moderna" de Juan José Martin Frechilla que contiene una serie de entrevistas a personajes ligados al crecimiento de Caracas desde mediados de los años 30 hasta los 50; así como un artículo publicado en El Nacional en 1996 que conseguí en el blog de Hannia Gómez (hanniagomez.blogspot.com).

Entre estas dos lecturas, pude darme cuenta que la primera urbanización construida sobre laderas en Caracas fue Colinas de Bello Monte, a pesar de que aún existía muchísimo terreno disponible en el valle caraqueño para construir, pero los promotores de esta urbanización (Inocente Palacios y Antonio Lombardini) se dieron cuenta del valor monetario de las visuales que esta montaña ofrece sobre el Ávila y sobre la ciudad y decidieron que sería buena idea urbanizarla.

Con este fin, inclusive se modificaron las ordenanzas sobre el ancho mínimo de la calzada y la existencia de aceras en las calles que recorrerían la montaña; se alegó que estas tendrían un bajo tránsito automotor ya que no conectarían con nada y por otro lado, ya que servirían solamente a casas ubicadas en las laderas, pues no sería necesario la existencia de aceras. Por otro lado, las casas a ser construidas tendrían que adaptarse a los fuertes cortes en la montaña, a la topografía y no al revés. Inclusive se realiza un concurso internacional con la finalidad de diseñar una casa modelo "que pudiera colgarse en la más aguda de las pendientes posibles", este concurso lo gana José Miguel Galia.

Lamentablemente, en las laderas de la montaña, no sólo se construyeron casas sino multiplicidad de edificios residenciales que generaron un tráfico vehicular para el cual las calles no estaban diseñadas; por otro lado, estos edificios se encuentran muy cercanos a fuertes pendientes en las que se suponía irían casas y no edificios. Aunado a lo anterior, luego de más de cincuenta años en los que la roca de la montaña fue expuesta a los elementos a través de abruptos cortes, esta que principalmente es esquisto, se ha venido desintegrando como una milhoja gracias a tantos años de agua de lluvia que la ha afectado fuertemente.

Con la intensas lluvias caídas en Caracas este año así como en 2008, la roca no ha podido aguantar y se ha venido desintegrando y desmoronando ocasionando no pocos percanses a los habitantes de Colinas. Percanses que cada uno de nosotros tendrá que pagar con la construcción de muros de diferentes tipos para evitar que estos derrumbes terminen por afectar las estructuras de nuestras viviendas.
En este caso, las vistas sobre el valle caraqueño han tenido su precio.

Imágenes en orden: Fuente: Revista Integral, Caracas, 1950, y dos tomas aéreas de Colinas en los 50.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Miembros de la Universidad Bolivariana violan las normas de convivencia en Colinas de Bello Monte

COMENTARIO BLOGUERIL:

Como miembro de varias universidades considero que los universitarios debemos dar el ejemplo. Y se recuerda que existen normas de convivencia, ver acá.

Fiestas en la bolivariana
EL UNIVERSAL
jueves 18 de noviembre de 2010 12:00 AM
Muchos vecinos de la calle Voltaire, en Colinas de Bello Monte, estamos cansados de las bebederas de licor, música a todo volumen y gritos que se presentan de lunes a domingos hasta las 3:00 am en la Universidad Bolivariana de Venezuela. La conducta de estas personas es reiterativa, y a pesar que se ha hecho un llamado a las autoridades y éstas han acudido, los tomadores las amenazan con que son "deportistas" y que tienen autorización de la Rectoría de beber y poner música hasta la hora que les dé la gana. Me indigna la conducta de estos individuos. Hago un llamado a las autoridades universitarias para que pongan un coto inmediato a esta situación. Alejandro GómezC.I. 12.957.604

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...